Muchas empresas del sector de la atención sanitaria  se están beneficiando de poblaciones caracterizadas por procesos de envejecimiento acusados  y un aumento en la incidencia de enfermedades crónicas. Además, en la mayoría de los países desarrollados, como Australia, los consumidores se están interesando cada vez más y quieren invertir  en los servicios de bienestar y cuidados preventivos para la salud. No obstante, mientras que el mercado general  de atención sanitaria está creciendo, muchas empresas del sector están enfrentando con dificultad el reto de gastos que crecen a mayor ritmo que los ingresos  debido a una escasez de enfermeras y profesionales especializados, y el rápido aumento de los costos asociados al desarrollo tecnológico.

PIP ha completado trabajos de  diligencia debida comercial y mejora de negocios en una gama de segmentos de atención sanitaria, incluyendo clínicas de fecundación in vitro, centros médicos, hospitales de estancias de una noche, hospitales de día, servicios geriátricos, prácticas dentales y prácticas de radiología. Varios de nuestros consultores han gestionado empresas de atención sanitaria, por lo que podemos aportar  una experiencia operacional práctica considerable a los trabajos de atención sanitaria.

Las empresas a lo largo y ancho de la industria de atención sanitaria reconocen la necesidad de proporcionar un mayor valor  – centrado en una atención de mayor calidad a menor costo. Esta presión proviene de las limitaciones de presupuesto del gobierno y de las aseguradoras médicas y se agrava por las demandas de los consumidores, empleados y proveedores. El resultado es que todos los sectores de la industria de atención sanitaria deben tomar acción para abordar las presiones de los costos crecientes.

  • Los hospitales deben encabezar la lucha para proporcionar una atención de mayor calidad a un costo inferior.
  • Los fabricantes de productos farmacéuticos deben asegurar que sus productos demuestren ventajas cuantificables en costo y resultados de calidad frente a los aumentos insostenibles de gastos por parte de los departamentos de salud.
  • Las empresas de tecnología médica tienen que asegurar una constante innovación junto con asegurar la inversión en nuevas habilidades que supongan una diferencia real y rentable en la calidad de vida y los resultados de la atención sanitaria.

 En PIP, nuestras capacidades y experiencia en el sector de atención sanitaria incluyen:

  • Diligencia debida comercial
  • Evaluación e implementación de la mejora de las operaciones
  • Reflotación y venta
  • Integración después de la fusión
  • Evaluación comparativa (benchmarking)

Ejemplos de lo que hemos ayudado a lograr a nuestros clientes:

  • Mejora de la productividad: Aumento de un 100% en citas generadas en llamadas de ventas y un 4% de aumento en la productividad de la primera línea para una empresa de entrega de servicios especializados.
  • Mejora significativa en la prestación del servicio: Reducción en un 85% de los tiempos de espera del cliente y mejoras significativas en la utilización del tiempo de los médicos en una clínica del tercer mundo.
  • Mejora de la rentabilidad: Mejora de un 21% en la tubería de ideas asociada a la rentabilidad y a la reestructuración organizacional, incluyendo estructuras de gobernanza y responsabilidades definidas para un grupo médico.
  • Diligencia Debida  comercial: Ayudamos a inversores clave a analizar rápidamente la estructura operativa y las influencias del mercado de inversiones objetivo y ofreciendo recomendaciones sobre oportunidades y riesgos. 

PIP hizo un gran trabajo reestructurando el negocio y ayudándonos a venderlo con éxito. Todo salió muy bien. [PIP] verdaderamente nos ayudó a obtener un montón de mejoras muy rápidamente. (Esto también nos ayudó a mantener el impulso para la venta). [PIP] se aseguró de que mantuviéramos la delantera durante todo el tiempo. Todos disfrutaron trabajando con ellos.

John Esler